-Sí, bueno, y también era demasiado pedir que te molestaras en llamarme y decirme que te habías enredado con un rubio teñido medio gótico que probablemente conociste en el Pandemónium. (Simon)

Unete en Face!!!

El mundo...

alice Mil años atrás, el ángel Raziel mezcló su sangre con la sangre de los hombres y creo la raza de los Nefilim. Mitad angeles, mitad humanos, caminan entre nosostros, invisibles peo onmipresentes. Su misión es protegernos de las fuerzas demoniacas... Ellos son los cazadores de sombras que tambien se encargan de mantener la paz entre los subterraneos (mitad demonios,mitad humanos) conocidos como hombres lobos, vampiros, hadas y brujos... Conoce más de este fantástico mundo haciendo click aqui

Instrumentos Mortales

alice alice alice alice Ciudad de Almas Perdidas con fecha de lanzamiento para Mayo del 2012 alice Ciudad de Fuego Celestial con fecha de lanzamiento para Septiembre del 2013 alice

CDS Los Origenes

alice alice alice
ShadowHuntersFamily. Con la tecnología de Blogger.
martes, 15 de noviembre de 2011

PostHeaderIcon Todos los adelantos de CoLS

TMI News en español ha hecho un gran trabajo en recopilar los adelantos publicados durante el año. Se las dejo en el blog y al final de la entrada agregué una de las escenas que nos hizo subir la temperatura a ver si la recuerdan...

Recopilación de todos los adelantos del 5to libro de la saga Cazadores de Sombras. Iremos actualizando a medida que se vayan publicando el resto de adelantos. El libro se publica en USA el próximo mes de Mayo de 2012.

¡¡¡ CONTIENE SPOILERS !!!




  • Marzo

1)"Él es un cazador de sombras" dijo Jocelyn. "Su lealtad será para la Clave."
"Él es mi amigo," dijo Magnus fríamente. "Su lealtad es para mí."

2) "Nunca me preocupó" dijo él. "Te quise de todas maneras. Siempre te quise a ti." (JACE)


  • Abril
1) Magnus hizo un suave sonido de satisfacción, y se apoderó de la parte de atrás de la camiseta de Alec.

2) "Has robado un barco," le espetó ella. "¿Qué estoy haciendo contigo, ladrón de barcos lunático?"

3)“Sebastian nunca hace nada solo por diversión”.
Jace cogió las manos de Clary y la empujó hacia él. "Pero yo sí."

  • Mayo:
1)"¿Es feliz él así? ¿Realmente feliz? Y sí lo es, ¿qué estás salvando de él?"

2)"Bueno, hola, Madre," dijo Sebastian con voz como la seda. "¿Sorprendida de verme?"

  • Junio:
1)"Necesito a Jace," dijo Sebastian. "Pero en su corazón, él no es como yo. Pero *tu* sí lo eres."

2)"Eres un Lightwood," dijo ella. “ Tu familia nunca se da por vencida. Sabía que no dejarías que lo que te dije anoche quedara así como estaba.”

3) "Tienes un corazón oscuro en ti, hija de Valentine," dijo él. "Tu solo no lo admitirás. Y si quieres a Jace, mejor acéptalo. Porque ahora él me pertenece."

4) "Yo no doy falsas esperanzas," dijo Izzy, y empujó la botella de tequila lejos de ella. Sus ojos, en Jordan, eran vívidos y oscuros. "Ven aquí, chico lobo."

  • Julio:
1)"Te quiero conmigo," dijo. "Pero quiero que sea tu elección. Una vez vayamos, no habrá vuelta atrás."

2)"Yo conozco sobre los parabatai," dice Magnus, con un enfado y oscuro transfondo en su voz. "He conocido parabatai tan cercanos que casi eran la misma persona; ¿Sabes lo que sucede, cuando uno de ellos muere, al que queda -?”

3) "No te lo tomes a mal, pero hueles como Magnus"

4)Clary subió hasta la caja registradora, y se arrojó desde la cima cuando su arma explotó de luminosidad. Aterrizó sobre el demonio golpeándolo en el suelo. Uno de sus brazos como anguilas la golpeó, y ella lo rebanó como látigos con su cuchilla. Sangre negra salió a borbotones, quemando su piel desnuda por debajo de las muñecas. El demonio la miró con ojos rojos y asustados.
"Para," dijo con un susurro sibilante. "Podría darte todo lo que quisieras -"
"Tengo todo lo que quiero," dijo ella, y bajó su cuchillo serafín. 

5) Escena eliminada:
Simon alucinaba. "¿Magnus?". Una sonrisa.
"Hola, Vampiro Diurno."
"No te ofendas, pero nunca hubiera esperado que me llamaras antes."
"Es apenas una llamada social." Había un sonido de fondo; un murmuro de voces. "Simon, tienes -"
"No, me refiero que no te imaginaba usando el teléfono. Más bien - apareciendo en una explosión de luz."
  • Agosto:
1)"Brujo," dijo él. "Sé quién eres."
Magnus subió las cejas. "¿Lo sabes?"
"Magnus Bane. Destructor del demonio Marabas. Hijo de --"
"Ahora," dijo Magnus, rápidamente. "No hay necesidad de entrar en todo eso."
"Pero la hay." El demonio sonó razonable, incluso divertido. "Si es asistencia infernal la que precisas, ¿porqué no convocas a tu padre?"
Alec miró a Magnus con la boca abierta.

2)Maia estaba esperando en MacCarren Park, en uno de los estrechos caminos espolvoreados con los esqueletos de las hojas caídas. Llevaba una chaqueta de cuero gris y un sombrero de color rosa suave, hundido hasta las orejas, hacia que su cabello se encrespara violentamente escapando en un halo dorado. Saludó con la mano, ya que tentativamente se acercaban a ella, las primeras palabras de su boca fueron: "¿Has oído acerca de Luke?"

Todos asintieron - Sino había dicho a Isabelle y a Jordan lo que sabía sobre el viaje en tren de Luke - ella se puso a caminar junto a Jordan, a su paso por el parque, eran un grupo de cuatro personas en movimiento. Jordan tenía las manos en los bolsillos y estaba hablando en voz baja a Maia, de hombre lobo a hombre lobo.

Simon miró a Isabelle, caminando en silencio junto a él. La débil luz del sol de noviembre había salido detrás de las nubes y destacaba el rojizo de su cabello. Olía a su propio champú de manzana y a un cazador de sombras.

"Entonces," dijo. "¿Quieres que te pregunte por qué te desmayaste en mi cama ayer por la noche cuando llegué a casa, ¿o no?"

"No me desmayé en la cama," dijo, ya que giró a la izquierda de la Avenida de Manhattan. La parada del Tren G estaba allí, y un hombre estaba apoyado en la barandilla, tocando una canción sin melodía en una guitarra. Cruzando la calle había una tienda de Thrifty en el que aún se podía conseguir conos de helado a 50 centavos. "Me desmayé en la sala de estar y Jordan me puso en su habitación."

"¿En serio?"

"Bueno, si no fue Jordan, alguien entró en su casa y me puso en la cama. Personalmente prefiero la teoría de Jordan. Es menos espeluznante."

"No es eso, ¿qué estabas haciendo, borracha, con Jordan? Él no bebe mucho."

"No te imaginas. Tiene un gusto horrible con el tequila."

"Izzy," Simon puso su mano en su muñeca. "Sólo quiero saber por qué viniste."

Ella volvió la cabeza lejos de él, su pelo negro brillante se deslizaba por su espalda. Tenía una pequeña marca en la parte inferior izquierda de la garganta, justo por encima de la clavícula. Se veía vulnerable, de alguna manera. Simon quería sentirla con los dedos, pero mantuvo las manos en los bolsillos.

"Todo apesta," dijo. "Vi a Helen y Aline ayer por la noche. Nos tomamos la cena. Son tan felices, y sigo pensando," se mordió el labio. "Mis padres se están divorciando, eso creo," dijo. "Alec es feliz, pero nunca lo veo. Jace es [censurado, ¡lo siento chicos!]. Max está muerto. Y Clary..."

"Lo entiendo," dijo, con suavidad. "Necesitas a alguien con quien hablar y no podías pensar en nadie más."

"¡No!," dijo Isabelle, la frustración era evidente en su voz. "Quería hablar contigo. Yo siempre... Quiero decir, me gusta hablar contigo. Aunque las cosas no fueran así, lo haría... "Ella lo miró de soslayo. "Quiero decir, aunque siguiéramos saliendo."

"Pero no fue así... Nunca fue serio," dijo Simon con torpeza. "No pensé que tu querías..."

"¿En serio? ¿Quieres que sea en serio?," preguntó Isabelle. Había cierta rigidez en su voz - el orgullo, pensó Simon. Isabelle no era el tipo de chica que daba el primer paso con los chicos. Ella no era la clase de chica que tenía que hacerlo. "¿En serio?".

Isabelle hizo un ruido exasperado.

"Mira, yo no vine la noche anterior, porque eres el número seis en una lista y todos los demás no estaban disponible. Vino porque... Me gustas. Tú me haces sentir mejor. Quizás es algo acerca de tu cara."

"¿Mi cara te hace sentir mejor?" Lo que ella estaba diciendo que era tranquilizador, dulce, confiable, todas esas cosas, cosas que él sabía Clary pensaba de él, cosas que no podía ayudarle a ver en Jace. A Isabelle le gustaban los tipos peligrosos, no tranquilizadores. Tranquilizador como los animales de peluche. ¿Cómo podía ser un vampiro, y no ser sexualmente amenazante? No estaba seguro, pero de alguna manera, lo había logrado.

Se salvó de conversación más a su llegada al apartamento de Magnus, el lobby como siempre, olía como una combinación de orina de gato y la pizza rancia. Simon caminó por las escaleras después de Isabelle - recordando la primera vez que había estado en aquel lugar, aplastó a Izzy y con la secreta esperanza de que Clary se pusiera celosa, no, eso no había funcionado. El apartamento de Magnus había estado lleno de humo de arco iris y subterráneos, ahora, y ahora prestándole atención, era tranquilo y estaba lleno de la luz del sol del mediodía.

Magnus, Jocelyn y Alec estaban sentados alrededor de una mesa rectangular. Magnus tenía en la mano una taza de café, vestía un traje de color verde oscuro con franjas amarillas, su pelo negro era una masa desordenada. Alec parecía... Alec. Alzó las cejas a su hermana cuando ella entró en la habitación, pero no parecía inclinado a matar a nadie.

Pero Jocelyn miró a Simon con los ojos tan penetrantes como si fueran uñas. "¿Dónde está Clary?," preguntó con firmeza.

3)"Entra ahí. Mata a mucha gente. Intenta que no te maten." Consejo de batalla de Jace, Ciudad de las Almas Perdidas.

  • Septiembre: 
1)"Así es como trabajan las hadas, no hacen favores."

2)"Alec no está feliz," dijo Magnus, como si ella no hubiera hablado.
"Claro que no lo está," dijo Isabelle. "Jace -".

"Jace," dijo Magnus, y sus manos se hicieron puños en sus lados. Isabelle se lo quedó mirando. Ella siempre pensó que a él no le importó Jace; le gustaba, incluso, una vez que la cuestión del afecto de Alec había sido sellada. Bien alto, dijo ella:
"Pensé que erais amigos."

"No es eso," dijo Magnus. "Hay algunas personas - gente en el universo que parece estar señalado por el destino. Favores especiales y tormentos especiales. Dios sabe que todos buscamos lo que es bello y roto; yo lo he estado, pero algunas personas no pueden arreglarse. O si puede, es solo con amor y sacrificio tan grande que destruye al donante." Isabelle sacudió la cabeza lentamente. "Me he perdido. Jace es nuestro hermano, pero por Alec -Jace es su parabatai también -"

"Sé sobre parabatai," dijo Magnus, su voz elevándose un tono. "He conocido parabatais tan unidos que eran casi la misma persona; ¿sabes lo que les sucede, al que queda solo?"

"¡Para!" Isabelle se tapó las orejas con sus manos, y las quitó lentamente. "Como te atreves, Magnus Bane," dijo ella. "Como te atreves a hacer ésto peor de lo que es -"

"Isabelle," las manos de Magnus aflojaron, miraba con los ojos muy abiertos, como si su explosión le hubise sorprendido también a él. "Lo siento, a veces... que a pesar de todo tu autocontrol y fuerza, posees la misma vulnerabilidad que Alec."

"No hay nada débil en Alec," dijo Isabelle.

"No," dijo Magnus. "Amar así como eliges, eso requiere fuerza. La cosa es, te quería aquí por él. Hay cosas que no puedo hacer por él, que no puedo darle..." Por un momento Magnus se vio extrañamente vulnerable. "Conoces a Jace desde hace tiempo tanto tiempo como él. Puedes darle amor que yo no puedo. Y te ama."

 "Por supuesto que me quiere. Soy su hermana."

"Amor no es sangre," dijo Magnus, y su voz era amarga. "Pregúntale a Clary."

3)"Por lo que a mi respecta, esto es lo peor que ha pasado desde que descubrí porqué Magnus fue vetado en Perú." Jace

  • Octubre:
1) Alec se quitó los calzoncillos rápidamente y se metió en la cama, esperando no despertar a Magnus. Sin embargo...

2) Escena Eliminada.

Clary negó con la cabeza. "Hay más en la honestidad de... que en una disposición de las palabras. Dicen que las hadas no pueden mentir, pero mentir en sus intenciones, su actitud, su comportamiento -"
"¿Y los humanos no?." La reina deslizó la mirada a través de Clary y Simon. "Este vampiro, este diurno, te trae a todas partes - él es el único cuyo beso no te agrada, aquí en mi corte, ¿no? ¿Te preocupas por él en absoluto, o sólo es la marca de Dios sobre él lo que hace que le lleves contigo, como un escudo? Y tú," añadió, volviéndose hacia Simon,"tú que la amabas, ahora le prestas tu poder nada despreciable para su proyecto de encontrar al que más ama? ¿Dónde está la ventaja para ti?"
Simon se aclaró la garganta. "Tal vez esa es la diferencia entre mi especie y la suya," dijo. "A veces hacemos cosas que no están a nuestro favor."
"Ah," dijo la reina. "La estupidez, quieres decir."
"Yo no lo llamaría así." Clary no podía dejar de estar impresionada .- la última vez que había estado aquí Simon se había sentido demasiado incómodo y fuera de su terreno por decirlo en pocas palabras, pero ahora lo estaba llevando muy bien. "Ahora, ¿quieres que la ____ o no? Tenemos asuntos que atender."
"Podría tomarlo de ti," dijo la reina. "La niña no será difícil de eliminar, y en cuanto a ti, diurno, aquellos que me sirven, me sirven con sus vidas. La fiebre del suicidio podría ser un gran inconveniente a pesar de su maldición." Ella dejó sus ojos sobre él durante largo rato.
"Yo soy la hija adoptiva del miembro del consejo Lucian Graymark," dijo Clary. "Estoy cerca de los Lightwoods en el Instituto. ¿Vale la pena ganarse su enfado y su ira sólo para vengarse de mi por engañarla? Además - siempre he oído que las hadas aprecian la inteligencia. Usted no quiere decir que no se puede apreciar un buen truco, incluso a su propia costa, ¿verdad?."
Clary vio por el estrechamiento de los ojos de la Reina que había jugado duro - tal vez demasiado - en el orgullo de mujer de hadas, pero un momento después, la Reina sonreía, y las criaturas de las paredes gritaron con admiración.
"Jugadora como su padre," dijo, y Clary lo sintió como una patada en el estómago. "Muy bien, ¿Qué le gustaría de mí a cambio de los ____? Voy a decidir si su propuesta merece una negociación."

3)Simon, he estado intentando llamarte pero parece que tu teléfono está apagado. No sé dónde estás ahora mismo. No sé si Clary ya te ha contado lo que ha pasado ésta noche. Pero tengo que ir a casa de Magnus ahora mismo y me gustaría que estuvieras allí. Nunca me asusto pero estoy asustada por Jace. Estoy asustada por mi hermano. Nunca te pido nada, Simon, pero te lo estoy pidiendo ahora. Por favor, ven.
- Isabelle.

  • Noviembre:
"¿Por qué lo hiciste?" Clary preguntó.

"¿Por qué hice qué?"

"Ayudarme ahí detrás."

"Eres mi hermana."

Ella tragó. A la luz de la mañana, la cara de Sebastian tenía algo de color. Tenía quemaduras leves por todo su cuello dónde el icor del demonios le había salpicado. "Nunca te preocupaste de que fuera tu hermana antes."

"¿No lo hice?" Sus ojos la recorrieron de arriba a abajo. "La muerte de nuestro padre," dijo él. "No hay más parientes. Tu y yo, somos los últimos. Los últimos de los Morgensterns. Eres la última que queda cuya sangre corre por mis venas, también. Eres mi última oportunidad."

Y NUESTRO BONUS TRACK PARA RECORDAR AQUELLA ESCENA QUE NOS ENCENDIÓ UN POQUITO

"¿Qué está sucediendo?" Era Jace, habiendo liberado su camino del grupo de bailarines. Más de las cosas relucientes habían caído sobre él, trozos plateados brillando contra el oro de su pelo. "¿Clary?"

"Lo siento," dijo ella, poniéndose en pie. "Me he perdido en la multitud."

"Me he dado cuenta," dijo él. "En un segundo estaba bailando contigo, y en el segundo habías desaparecido y una loba muy persistente estaba intentando deshacer los botones de mis vaqueros." Cogió la mano de Clary, sonando ligeramente en su muñeca con sus dedos. "¿Quieres irte a casa? ¿O bailar un poco más?"

"Bailar un poco más," dijo ella, sin aliento. "¿Te parece bien?"

"Siguid." Sebastian se inclinó hacia atrás, sus manos preparadas detrás de él en el límite de la fuente, su sonrisa como una afilada cuchilla. "No me importa mirar."

Algo brilló a través de la visión de Clary: el recuerdo de una huella de mano ensangrentada. Se había ido tan rápido como había venido y frunció el ceño. La noche era demasiado bonita para pensar en cosas feas. Miró atrás a su hermano por solo un momento antes de que dejara a Jace conducirla de vuelta a través de la multitud hasta su límite, cerca de las sombras, donde la presión de cuerpos era menos agobiante. Otra bola de luz de color explotó en sus cabezas mientras caminaban, dispersando plata, y ella inclinó su cabeza hacia arriba, cogiendo los trozos salados y dulces con su lengua.

Jace se paró y la volvió hacia él. Podía sentir el líquido plateado deslizándose por su cara como lágrimas. Él la atrajo hacia él y las besó, como si estuviera besando lágrimas para quitarlas, y sus labios eran cálidos en su cara y la hizo temblar. Ella alcanzó la cremallera de su chaqueta del ejército, la rasgó hacia abajo, deslizó sus manos dentro y sobre el botón de su camiseta, después debajo del dobladillo, sus uñas arañando suavemente sobre sus costillas. Él se paró y ahuecó la parte de atrás de su cuello con sus manos, apoyándose para susurrarle en el oído. Ninguno de ellos pudo haber dicho si estaban bailando más: la música hipnótica los envolvió, pero Clary apenas se dio cuenta. Una pareja bailando pasó riendo y haciendo un comentario burlón en checho: ella no pudo entenderlo, pero sospechó que se trataba de "cogeros una habitación."

Jace hizo un ruido de impaciencia y después la estaba empujando detrás de él otra vez, a través del final de la multitud y fueron dentro de una de las alcobas oscuras que estaban alineadas en las paredes.

Ésta alcoba era cónica, con un bajo pedestal de piedra en el centro en el cual estaba una estatua de ángel, como de 3 pies de alto. Estaba hecha de basalto negro, pero sus ojos eran de cristal, como ojos de muñeca y sus alas eran plateadas. El suelo era resbaladizo y húmedo. Patinaron a través de ella para llegar hasta la pared, Jace con su espalda contra ésta, y después estaba besándola, magullándose fuerte y con hambre de besos. Probó salado y dulce, también, y gimió mientras ella chupaba el gusto de sus labios. Las manos de ella se enroscaron en su pelo. Era oscuro en toda la alcoba, tan oscuro que el perfil de Jace era de sombras y dorado. Ella apresó los bordes de su chaqueta, sacándoselos de los hombros; se cayó al suelo y la empujó lejos. Las manos de ella subieron por debajo de su camiseta, arañando su espalda, los dedos clavándose en su piel, capas suaves de piel sobre músculo duro.

Jace la besó más fuerte y ella agarró sus hombros mientras él lamía su labio inferior en su boca y la mordía, enviando un shock de placer mezclado con dolor a través de su cuerpo. Se retorció para acercarse más a él y sentir su aliento acelerarse; podía sentir sangre en su boca, sal y calor. Era como si quisieran cortarse el uno al otro, aparte, pensó, para escalar dentro del otro y respirar la respiración del otro y compartir con el otro los latidos de corazón, incluso si los mataba a ambos. Había sangre debajo de sus uñas dónde había arañado la espalda de él.

Jace la presionó hacia adelante, llevándolos a ambos alrededor para que ella estuviera entre su cuerpo y la pared. Mientra se giraban, él rozó el borde la estatua del ángel, derribándolo al suelo y destrozándolo además en una nube de polvo de mármol. Él se rió y se tió al suelo delante ella de rodillas entre los restos de la estatua rota. Ella lo miró, aturdida por como pasó las manos por sus botas, con las piernas desnudas, con el encaje que bordeaba la parte inferior de su vestido deslizándolo. Ella contuvo el aliento, mientras sus manos se escaparon como el agua sobre la seda, hasta la cintura, para sujetar sus caderas, dejando vetas de plata en la seda.

"¿Qué estás haciendo?," susurró. "¿Jace?"

Él la miró. La luz peculiar en el club volvió sus ojos en una gran variedad de colores fracturados. Su sonrisa era malvada. "Puedes decirme que pare cuando quieras,"dijo. "Pero no lo harás."

"Jace.." Sus manos en las capas de seda de su vestido, arrastrando el borde, y se inclinó para besar sus piernas, la piel desnuda, donde terminó en sus botas, sus rodillas (¿Quién hubiera dicho que las rodillas eran tan sensibles?) Y más arriba, donde nadie jamás la había besado antes. Los besos eran suaves, y aún cuando su cuerpo se tensó que quería que le dijera que necesitaba más, pero no sabía qué, no sabía exactamente qué necesitaba, pero no importaba porque él parecía saberlo. Ella dejó caer la cabeza contra la pared, medio cerrando los ojos, solo oía el latido de su corazón como un tambor en sus oídos, y más y más fuerte aún.

Contenido extra de Contenido de CoLS (Dirty Sexy Club Scene)






0 comentarios:

Publicar un comentario

alice Cassandra Clare es el pseudónimo de la autora de la popular trilogía de literatura juvenil Cazadores de sombras. Clare nació en Teherán, Irán, aunque sus padres son estadounidenses. Ha vivido en Francia, Inglaterra y Suiza durante su infancia, trasladándose posteriormente a Los Angeles y Nueva York, donde ha desempeñado diversos trabajos en revistas y tabloides. Clare empezó a escribir Ciudad de hueso (City of Bones), la primera de las novelas de Cazadores de sombras, en 2004, inspirada en Manhattan. Antes de convertirse en novelista de éxito ella publicó una gran cantidad de “fan fiction” bajo el pseudónimo de Cassandra Claire, firmando obras inspiradas en Harry Potter y El Señor de los Anillos que fueron alabadas por la crítica.

Síguenos en twitter!

Sigue a Cassie Clare

Nuestra mascota!!

Da click en "more" para jugar o alimentar al gato de Magnus!!

Etiquetas